Se incrementaron las bandas criminales conformadas por venezolanos en Bogotá

Luego de que se presentara un ataque sicarial en la localidad de Fontibón, se dejó ver la existencia de una «guerra» de las bandas criminales de Venezuela estarían delinquiendo en la capital.

En los últimos días se han venido presentando hurtos de alto impacto los cuales se han disparado a lo largo de toda la ciudad, los hechos delictivos llamaron a un Consejo de Seguridad en el que la alcaldía de Bogotá anunció medidas nuevas contra la delincuencia. De esta manera, estos robos de alto perfil han dejado de lado una posible guerra que se han presentado a lo largo y ancho en Bogotá. Los responsables serían miembros de bandas criminales de Venezuela que trajeron al país sus rencillas.

Según los medios de comunicación de la capital, un llamado de alarma fue el que llamó la atención por el ataque a tres personas en su casa, en la localidad de Fontibón. Se trataba de tres habitantes extranjeros entre quienes estaba; un hombre llamado Sleiter José Leal, de 36 años. Los otros dos atacados fueron su madre y su hijo, quien sobrevivió al ataque. El crimen pasó inadvertido para la ciudad luego del robo de una joyería en Gran Estación, pero no para las autoridades.

Le puede interesar: Encerrarnos no es viable: Presidente Ivan Duque

Encontraron que Leal, quien trabajaba como cambista para la comunidad venezolana, había escapado de un centro de detención en Cabimas (Zulia) en 2016. el ciudadano extranjero aparentemente, habría ingresado ilegalmente al país, pero las guerras entre bandas delictivas del vecino país lo habrían alcanzado.

De esta manera se dio a entender una publicación en la red social Instagram de la banda ‘Yeico Masacre’. En donde se evidenciarían fotografías de Leal, así como de la escena del crimen. También anunciaron que buscarían a otro de sus rivales que, según funcionarios judiciales, rondaría el sector del Parque de la 93, en la localidad.

Aparentemente estas bandas criminales de origen venezolano serian sospechosos de delitos como el microtráfico y la explotación sexual de migrantes del vecino país. A estas guerras, que no solo involucrarían a las organizaciones delincuenciales venezolanas sino a las colombianas, se debería al menos 12 delitos en Bogotá y la ciudad de Ibagué.