Crónica de una muerte anunciada, en Colombia no paran las muertes

El secretario de seguridad de Cali, Carlos Alberto Rojas, dijo que la ciudad no se puede convertir en un escenario de guerra y pidió una investigación

Manifestantes heridos en calles de Cali – Valle del Cauca

Bajo la protesta pacífica que se realizó este viernes en las principales ciudades del país, a propósito del mes que completó el paro nacional, en Cali y Candelaria, en Valle del Cauca, se presentaron graves hechos de violencia en los que diez personas perdieron la vida.

El primero de los casos de las personas que murieron fue en la madrugada en el municipio de Candelaria, cuando un grupo de personas intentó salir de una unidad residencial y se encontró con un bloqueo que solo permitía el paso del personal de la salud.

A las 10:30 de la mañana se produjo un enfrentamiento en La Luna, en Cali, que terminó en una balacera. Dos personas fallecieron en medio de los disparos y otra, quien resultó ser un funcionario del CTI identificado como Fredy Bermúdez Ortiz, murió tras ser linchado por un grupo de personas.

“De acuerdo con la información recopilada, hasta el momento, disparó hacia varias personas ocasionando la muerte de unos civiles”, aseguró el fiscal, Francisco Barbosa, y agregó que el agente “no se encontraba en cumplimiento de alguna labor propia de su función porque estaba de descanso”.

De otro lado, en la tarde se conocieron videos en los cuales se podía observar a civiles armados que habrían disparado contra manifestantes en cercanías de Univalle. La denuncia la hizo el senador del Polo Democrático Wilson Arias a través de sus redes sociales.

Estos hechos obligaron a las autoridades a decretar toque de queda desde las 7 p. m. hasta las 5 a. m. de este sábado.