Conmoción en Bogotá por misteriosa desaparición de una bebé de dos años

Las personas que tengan información de la pequeña Sara Sofía Galván, de 23 meses de edad, desaparecida desde el pasado 15 de enero en la localidad de Kennedy, se puede comunicar a la única línea telefónica: 305 747 7809.

Sara Sofía Galván, niña desaparecida en Bogotá Foto: suministrada

La Policía Metropolitana habilitó una línea única para atender y recibir información que permita encontrar a la niña Sara Sofía Galván.

Las personas que tengan información de la pequeña, de 23 meses de edad, desaparecida desde el pasado 15 de enero en la localidad de Kennedy, se puede comunicar a la única línea telefónica: 305 747 7809.

La pequeña Sara Sofía Galván, una menor de dos años de edad, fue reportada como desaparecida por su tía Xiomara Galván desde el pasado 15 de enero. Aunque las autoridades aún no han dado con su paradero, trabajan en dos hipótesis debido a que la madre de la pequeña ha cambiado su versión sobre los hechos.

La primera hipótesis en la que trabajan las autoridades tiene que ver con la versión que dio la tía de la menor, Xiomara Galván, quien aseguró que su hermana, madre de Sara Sofía y quien, al parecer, se dedica a la prostitución, se la llevó el fin de semana del 15 enero y desde esa fecha no volvió a tener contacto con la pequeña.

Dice la tía de la menor que, supuestamente, su hermana le contó a una de sus compañeras que Sara Sofía había muerto y, por miedo, la había lanzado al rio de Tunjuelito. A partir de ese momento, Xiomara Galván buscó a la Policía y denunció la desaparición a la Fiscalía.

Sobre esta versión, fuentes de la investigación aseguraron que la madre de Sara Sofía dijo que ese día la menor no había podido comer, que había empezado a vomitar y que luego se quedó dormida y falleció, por lo que decidió envolverla en una manta y lanzarla al río Tunjuelito.

Las autoridades ya entrevistaron a la madre de Sara Sofía, pero cambió la versión de los hechos y ahí es donde empezaron a trabajar en una segunda hipótesis.

En la declaración, la mujer dijo que, supuestamente, la menor no estaba muerta, sino que se la había regalado a una señora que pasó en un carro rojo, porque no tenía con qué mantenerla.